BLOG

Tao – poema 25

25. Todo se rige por las leyes del Tao, porque es esencia y creador de todo.

  

Algo existía antes de la creación del Cielo y la Tierra.

Este algo es el Tao. El Tao es la energía original, la sabiduría y la luz en estado puro, antes de cualquier manifestación.

Con ayuda de la materia, esta energía puede manifestarse creando todas las realidades. La materia es lo que permite la manifestación del Tao.

 

Es un espacio silencio, inmutable, con un movimiento de ciclo sutil, es el origen del mundo.

No tiene propiedades. No tiene forma porque no tiene materia.

Es sutil e invisible.

Es inmutable porque no cambia nunca. No perece nunca, porque es esencia.

Como es la esencia de todo lo creado, está en todas las cosas, por esto es infinito.

Su movimiento cíclico se representa con el símbolo yin-yang. Yin y Yang, son la dualidad de una cosa. Principio y fin de forma infinita, como los ciclos del Sol o la Luna.

Como creador de todas las cosas, podemos llamarlo la Madre de todas las cosas.

 

No sé su nombre, lo llamo Tao. Si me esfuerzo en nombrarlo lo relaciono como Grande.

El Tao es innombrable, no hay palabra terrenal que le haga justicia. Por esto se dice que si se puede nombrar no es Tao.

En Chino lo llamamos Tao, que significa ‘Camino’, en japonés es similar y se traduce como Do.

En sánscrito se llama Purusha, la energía original y creadora de todo. Otros nombres son el Todo para Hermes, Dios para los cristianos.

También lo podemos llamar el Grande, porque es infinito y todo lo abarca.

 

Grande porque se aleja y fluye. Fluye porque se expande lejos. Lo que fluye lejos retorna de nuevo.

Como el Tao es Grande, se extiende lejos y por todas partes. Aunque en realidad no es cierto, el Tao es más grande que la Tierra, más grande que el Cielo y más grande que el Universo. Estos están dentro del Tao.

Como su movimiento es cíclico, una vez expandido vuelve a su origen. Volver al origen es un concepto muy importante dentro de todas las doctrinas espirituales. En nuestro caso, cuando nos desprendemos del cuerpo físico, volvemos a ser energía en esencia.

 

Por eso llamamos Grande al Tao, al Cielo, a la Tierra y al Hombre que vive en el Universo.

El Tao es infinito, pero el cielo es también inmenso, la Tierra en inmensa y el Hombre tiene posibilidades inmensas, más allá de su cuerpo.

El hombre es el creador de su realidad. Si el Tao es el creador de todo, es el creador del hombre, por lo tanto el hombre es Tao.

Si tomas consciencia que eres Tao y el Tao es sabiduría, tu eres sabio. Todo tiene un porqué aunque ahora no lo sabes. Todo tiene una finalidad. Aunque no seas capaz de ver la grandeza de todo, si tienes fe, desaparecen todos los problemas, porque todo está bien.

 

Así en el Universo hay cuatro formas Grandes de existencia y una es el Hombre.

El Hombre también es una forma de existencia inmensa. En realidad si todo es en esencia Tao, todo es en esencia los mismo. De aquí que todos somos uno, porque todos salimos de la misma esencia.

 

El Hombre aprende de la Tierra, aprende del Cielo, aprende del Tao. El Tao es esencia pura.

El hombre vive según las leyes de la Tierra, del Cielo y del Tao.

La Tierra se guía según las leyes del Cielo y del Tao.

El Cielo se guía según las leyes del Tao.

El Tao se guía por sus propias leyes.

Todo se rige por las leyes del Tao, porque es esencia y creador de todo. Las leyes del Cielo influyen a la Tierra y al Hombre porque están por debajo. Las leyes de la naturaleza influyen en el Hombre porque está por debajo.

Si quieres fluir debes seguir estas leyes.

Abrir chat
1
Hola soy Jordi Maseras.

1. Si quieres apuntarte a un curso, te ayudo encantado.

2. Si ya eres alumno, recuerda por favor que el soporte es vía email jordi.maseras@rackma.com.