jordi maseras | jordi.maseras@rackma.com | 691020980

Los siete centros de energía

La época védica

Los chakras, siete centros de energía, forman parte del cuerpo energético descrito por los rishis hace miles de años. Los rishis (quiere decir observadores o sabios en sánscrito), existieron en la era Védica, hace más de 5000 años. De su sabiduria, nace Ayurveda, ‘la ciencia de la vida’, través de la observación y del estudio de la energía de la Naturaleza, de la Tierra y del Cosmos. Este estudio se extiende a entender cómo afectan estas energías en el cuerpo humano y crear un método para la salud holístico. Ayurveda se ha considerado la madre de todas las medicinas, ya que aún siendo la más antigua, sigue siendo plenamente vigente.

Los sutras (escritchakrasos védicos), describen que bajó el Dios Vishnú para mostrar que la iluminación (Moksha), era posible llevando una vida consciente. Moksha es posible si vivimos observando los chakras de forma consciente, sin dejar nuestra vida en manos de los Dioses. Desarrollaron una filosofía de vida para que nuestra energía vital esté en armonía la energía del Cosmos y conseguir la salud y felicidad. Por eso también se conoce al Ayurveda como la ciencia de curarse uno mismo.

¿Qué son?

En sánscrito, la lengua de los vedas, significa rueda o vórtice. Los Chakras, son siete centros de energía, situados en el cuerpo etérico (cuerpo sutil) a lo largo de la columna. Son depósitos de energía que regulan el cuerpo energético y por donde entramos en contacto con la energía que nos rodea. Su misión es absorber la energía del Cosmos y de la Tierra. Canalizan la energía desde el cuerpo energético al cuerpo físico y enlazan el cuerpo físico con y el alma, de ahí su importancia.

Los chakras se crean por el prana (aliento vital, energía vital, energía cósmica que da la vida) en el momento de la encarnación. El espíritu, al encarnar en el cuerpo físico, se separa en siete centros de energía, creando así la unión del cuerpo físico con el alma. Estos vórtices, están en contacto permanente con el entorno más próximo así como a la energía de la Tierra y del Cosmos.

Los chakras nos mandan mensajes constantemente, nos avisan tanto si las cosas van bien o van mal. Como no tenemos formación suficiente, no detectamos sus avisos, y es cuando de desequilibran y producen alteraciones, desde la más sutil a la más física. Si fuéramos conscientes de los mensajes que nos mandan los chakras y no interfiriéramos en su conexión, la vida sería más placentera y enriquecedora.


Manual de Chakras